vendimia
RUTA DEL VINO DE AMANDI

 

La D.O. Ribeira Sacra toma su nombre de los monasterios y ermitas que se construyeron en la zona en la temprana Edad Media, entre los siglos VIII y XII, y que se situaban en los inaccesibles valles a lo largo del curso de los ríos.Los romanos ya habían elaborado el vino en esta región. Los especiados vinos de Amandi, una de las subzonas de la denominación, son legendarios y se dice que en los tiempos de la Roma Clásica eran embarcados juntos con las lampreas pescadas en el río Miño para ser servidos en las mesas de los emperadores. Pero se piensa que los monjes volvieron a replantar las vides para consumo propio y, gracias a ellos, se desarrollaron hasta una docena de pequeñas áreas vinícolas en la región.A partir de 1990, se comenzó a promocionar la zona hasta alcanzar la categoría de D.O., conseguida finalmente en 1997.

Las uvas autóctonas son las predominantes en la denominación. Las más importantes son Godello, Albariño y Treixadura para la elaboración de vinos blancos y Mencía, Brancellao y Merenzao para los tintos.Los viñedos se ubican en terrazas situadas en los valles y barrancos de los ríos y se caracterizan por producir bajas cosechas de uvas dotadas de sabores muy concentrados. Las terrazas, conocidas como bancales, son muy pequeñas y casi imposibles de mecanizar. Para vendimiar se suele acceder a través de senderos y, a veces, incluso por el propio río. Pese a todo, en los lugares donde la tierra se nivela a ambos lados del valle es mucho más fácil de trabajar.

Actualmente existen 35 bodegas en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribeira Sacra.